22 noviembre, 2017

Mi vecino Do (T3) [17]


Capítulo 66. Rompiendo con el esquema.

Aunque fueran a su lado, cada noche que pasaba KyungSoo se sentía como una puñalada más, y no por el sexo, sino porque era un día más consumido, uno menos que quedaba hasta que llegase la fecha maldita.
Junio pasó volando y de repente ya era quince de agosto, el estúpido día de la Independencia.

14 noviembre, 2017

Mi vecino Do (T3) [16]


Capítulo 65. El perfecto entrenamiento / Así como hoy, todos los días.

Después de todo lo vivido y aprobado en ese instituto en el que siempre se sintió fuera de lugar, Kai, en ese día de final de semestre de segundo, sintió tristeza al volverse hacia la fachada acristalada del ala oeste reflejando el sol y a los estudiantes saliendo victoriosos.
Terminaba su etapa en ese lugar, y tras las vacaciones de verano, empezaría una nueva tortura más apetecible aunque igualmente estresante en un nuevo instituto de diseño. Así que mientras todos decían “Nos vemos en septiembre” Kai miraba a sus odiosos compañeros de salón con la soberana certeza de que jamás volvería a verles el pelo.
- Adiós capullo abusador. – Le insultó una chica.
Ellos, por su lado, se despedían de igual modo.

04 noviembre, 2017

Mi vecino Do (T3) [15]


Capítulo 64. Diversidad.

Como cada año, la primavera comenzaba tímidamente. Unas cuantas flores brotando en un árbol del paseo, aves migratorias cruzando el cielo contaminado, un joven con una camisa verde menta cruzando la acera y una chica con falda y sin medias caminando con una sonrisa hacia ti. Pequeñas gotas de color entre el paisaje gris, gotas de agua que parecían limpiarlo todo.
El padre de Kai recordaba aún esa sonrisa, la sonrisa de esa chica con vestido y sin medias de hacía ya más de veinticinco años. Ella caminaba hacia él llevando un vestido amarillo con flores, demasiado veraniego para ser abril, aunque no hacia apenas frío aquel día. La veía llegar hasta él y también sonreía. Ella parecía traer la luz, ella de veras parecía ser la misma primavera llegando a su vida.
Era su primera cita oficial, pero ya sabia que quería casarse con ella.

24 octubre, 2017

Mi vecino Do (T3) [14]


Capítulo 63. Unión.

Era el último día de las vacaciones de invierno, Kai y KyungSoo habían salido a cenar y finalmente a dormir en un motel para celebrar sus cumpleaños, y en general, habían disfrutado del merecido descanso, pero se iba a terminar.
Y era terrible.
- ¿Hace mucho que estás despierto...? – KyungSoo se estiraba y hacia ruiditos tiernos removiendo las sábanas en la cama, en casa de su madre, junto a Kai, que miraba al techo pensativo y muy, muy deprimido.
- No.
- Mmg... – Sintió que le llevaba la mano a la cadera, palpando y buscando algo que no estaba como él esperaba, cosa que dejó muy clara. - ...Tengo hambre... ¿Dónde está mi desayuno...?
- ¿Q-qué...? – Se sonrojó apartándosela. – K-Kyung... Qué bestia...

18 octubre, 2017

Mi vecino Do (T3) [13]


Capítulo 62. “Hermanos”

- Bueno tío, veinticuatro añazos ¿Eh?
KyungSoo miró a su padrastro con bastante asco y mal humor. Desayunaban el uno frente al otro, en aquel salón de minimalismo roto, con un árbol de navidad de tres palmos cuyas luces parecían las de un local de striptease.
- Aún no. Estamos a enero. – “Aún tengo tiempo para entregar unos últimos trabajos de la universidad. Aún me queda un mes antes de ser un nini.”
Su madre llegaba para servir café para los tres y ocupar su asiento, nada interesada en participar de la insulsa conversación.

10 octubre, 2017

Mi vecino Do (T3) [12]


Capítulo 61. El "novio" de Krystal.

TaeMin cerró la puerta de su casa con un portazo enérgico, ya sacándose las deportivas sin ni agacharse, dejándolas tiradas justo al lado del mueble de los zapatos, ni molestándose en ponerlas bien, pasando hacia el salón y corriendo a su habitación.
Tenía que abrirse paso entre el tendedero que había dejado allí su madre, el pilón de ropa y demás para poder acceder a su escritorio, dónde se sentó para sacar ese pequeño paquete envuelto que guardaba en el bolsillo de la chaqueta, que todavía vestía. Despegó las pegatinas y adesivos con sumo cuidado, sacando la cajita cuadrada del interior del sobre de papel para abrirlo. Quería volver a verlo, esta vez en la intimidad.
Aprartó también su bufanda para poder verlo bien.
Era un anillo de plata, muy fino y elegante, con un brillante incrustado cuidadosamente en una zona más ancha. Nada de agarraderas o filigranas, esos no le gustaron, además, encarecían el precio. Ese era perfecto, sencillo y bonito, como ella.

03 octubre, 2017

Mi vecino Do (T3) [11]


Capítulo 60. El peor día de mi vida.

- Tus labios y tu lengua... Son geniales, Kyung.
Krystal se alejó del hueco de la escalera para no volver a verlo. ¿Era KyungSoo? ¿Era Kai? La voz que dijo aquello era la de Kai, o lo parecía. Pero no podía ser él, y no quería mirar más.

Estaba todavía en casa esperando a sus padres, después de esa tarde tan increibe, inolvidable. Después de hacerlo con Kai.
No había sido capaz de concentrarse en los deberes; todas esas sensaciones y pensamientos volvían y se revolcaban en su cabeza. ¡Había sido perfecto!
Él tan delicado y a la vez enérgico, su cuerpo, el de los dos, por primera vez viéndose desnudos, por primera vez desnuda frente a alguien, frente a un chico, dejando que él la acariciase, dejándose acariciar y tocar por todo el cuerpo. Había sido increíble a pesar de las pocas expectativas que, como le aconsejaron, debía tener.
Y no podía resistirse, no podía no volver a besarle aquel día; no podía fingir que era un dia normal y que no echaba de menos estar con él, mirarle, sonreírle, sentirle a su lado... Así que se contuvo por horas, tratando de estudiar y no hablarle, pero al ver el coche de sus padres regresar al edificio, no pudo aguantar más y saltó de la silla del escritorio.

25 septiembre, 2017

Mi vecino Do (T3) [10]


Capítulo 59. ¿La peor noche de su vida?

Eran las vacaciones de verano. A KyungSoo le quedaba un semestre para salir al mundo real, laboral e infernal, y a Kai un semestre y un curso más de preparatoria antes de entrar en la universidad. Estaba confuso y nervioso por lo que iba a estudiar, por lo que iba a ser de mayor, por ser mayor. ¿Por qué no podía uno ser niño para siempre? La vida era mucho más sencilla así.
Aunque ambos se morían de gansa por verse, y tenian tiempo, debían repartirlo para verse con todo el mundo a quién habían estado ignorando durante el curso académico, así que aquella tarde KyungSoo había quedado con sus amigos de clase para ir al cine y Kai con Krystal.

Ella le miraba con una sonrisa resaltada con su labial rosa, empujándole a caer en su cama.
- Me he comprado ropa interior. ¿Quieres que modele para ti?
- Em...

17 septiembre, 2017

Mi vecino Do (T3) [09]


Capítulo 58. Dos universos.

Después de casi cuatro años, KyungSoo se sentía de nuevo totalmente perdido respecto al futuro.
- Estoy a punto de graduarme y ni siquiera sé qué quiero hacer.
El último día del primer semestre, con la ropa ya de verano, dejaba salir su frustración camino a la parada de autobús. Él nunca iba en autobús, pero esa vez acompañaba a Yumi, su compañera de clase y de prácticas en el laboratorio. Esa que era tan simpática aunque pasaba de su cara; esa de la que se había “encaprichado” en primero, pero que lo dejó pasar, claro, después de empezar su relación en absoluto definida con Kai.
- Si, lo entiendo, KyungSoo. – Ella nada más sonreía de un modo relajado, como si hubiese ensayado esa conversación y se la supiese de memoria, mientras que Do la improvisase.
- Es decir, me encanta el trabajo en el laboratorio sobre los filtros, las mascarillas y los virus intestinales, pero, no sé ¿Trabajar de eso? ¿Y dónde?
- Puedes seguir trabajando en alguna investigación. O buscas en un laboratorio farmacéutico, o empresa... Multinacional...
- No sé... No me lo imagino, no sé qué haré el día de mañana.
- ¿Ah, no? Estrenan una película de terror en el cine, ¿Quieres ir a verla?
- ¿Película de terror? – “¿Abrazarme muerto de miedo a ti mientras tu te ríes de mi cara? Paso.” - ¿Cuál? ¿Quién va? – “Porque seguro que puedo convencer a HongBin de ver otra cosa...”
- “La cosa”, va de un alienígena que se introduce en las personas y las convierte en polinizadores de su especie espacial. – Contó divertida.
- Eso tiene que doler. – “Todavía recuerdo lo doloroso que fue ser polinizado por Kai.” Él también se rió de sus cosas.
- ¿Entonces quieres ir? – “¿¡Qué parte de “Tiene que doler” te dio a entender eso!?” - ¿O vas a estar pensando en lo indeciso que te sientes en la vida en general?
- Me quedo con la opción B. ¿O era la A? Dios, es que no sé qué hacer... – Bromeó, y ella le empujó para que dejase de decir tonterías.
La parada del autobús estaba allí, era el momento de despedirse. ¡Hasta septiembre!
- Bueno, nos vemos en septiembre. ¿Me echarás de menos? – Dijo KyungSoo.
- No tanto como tu a mi. – Ella respondió coqueta.
- Creo que me las apañaré.
Ella se acercó y se despidió con un tímido beso en la mejilla, tan tímido que KyungSoo no lo tomó como nada amenazador. No hasta que se alejó y vio su mirada pícara. Entonces comprendió que estaba bien jodido, una vez más.

09 septiembre, 2017

Mi vecino Do (T3) [08]


Capítulo 57. Kai es un hombre.

El inicio de la Preparatoria fue traumático para Kai.
Había ganado un concurso de dibujo, descubriendo que amaba el mundo del cómic y tenía talento avalado por un jurado, y estaba dejando de ir a su ansiado curso de ilustración por estar estudiando dibujo técnico, física, biología y matemáticas para dedicarse a Obras Públicas.
Había descubierto que le encantaba hablar de temas profundos con TaeMin los dos tumbados en la cama, ver porno y tocarse juntos, en paralelo, también con SeHun, y él iba a otro instituto y apenas tenían tiempo para hablar, mucho menos verse a diario.
Acababa de empezar a disfrutar de un secreto y adulto romance con KyungSoo, el chico del que había estado obsesionado toda su vida, y Krystal, como si se sintiera desplazada, estaba más pesada que nunca.
Y para acabar de adornarlo, Mina le había afirmado con absoluta rotundida y certeza, que lo sabía; que sabía que él y KyungSoo tenian algo.
No se había atrevido a preguntarle el cómo ni pensaba hacerlo. Es más, no pensaba a penas hablar con ella, y eso estaba resultado sencillo, ya que no podía dejar de estudiar.
Muy lejos de aquellos bellos años de felices extraescolares, Kai vivía para estudiar de lunes a sábado, de ocho a nueve y media; tenía el tiempo justo para el aseo, la alimentación y un descanso deficiente y cada vez más pobre a causa de sus preocupaciones. Por eso, al llegar el domingo, lo menos que le apetecia era hacer ALGO.
Su mejor plan era pasar de todos los otros planes y jugar a la consola o tratar de dibujar.
Sólo que a menudo era interrumpido para socializar.